Inicio / De Copas / Cócteles / El origen del cóctel

El origen del cóctel

El origen del cóctel

El origen del cóctel

Existen diferentes historias que explican no solo el nacimiento, sino la razón de su nombre. La palabra procede del  inglés cock’s tail que significa cola de gallo y la palabra original proviene del francés en el que “coq” se traduce como gallo y Tail como cola, porque era costumbre decorar estas bebidas con largas plumas de las colas de los gallos.

Algunos ven su origen en la costumbre arraigada en el golfo de México, de hacer mezclas de zumos y aguardientes.

Pancini anota que su nombre tiene origen en las peleas de gallos, más concretamente en los brebajes que se les daba para ponerlos más agresivos y los preparados que los dueños tomaban para celebrar el triunfo de los mismo.

También se dice que en el siglo XIX llegaban al puerto de San Francisco de Campeche México, comerciantes ingleses de maderas preciosas entre ellas el palo de tinte. Se bebían en las tabernas vinos y licores sin mezclar, a veces bebían los llamados “dracs” de ron o de otro alcohol, que eran bebidas compuestas, las revolvían con una cuchara de metal, lo que podía dar mal sabor a la bebida. En una ocasión, vieron al barman emplear unas raíces delgadas, finas, lisas, de una planta que ahí llamaban por su forma, “cola de gallo”, esto para evitar el mal sabor, por lo que le preguntaron que era eso, a lo que respondió en su idioma que eran cock’s tail. De ahí en adelante se popularizó el uso del término.

El sugestivo “cola de gallo” es considerado por otros como causa del apelativo. Fenimore Cooper sitúa su origen en Yorktown, una pequeña ciudad de Virginia, cuando un tabernero llamado Flanagan allá en el año 1790, donde el general inglés Cornwall se rindió a Washington, poniendo fin a ola guerra de la Independencia, servía una combinación de varios colores que llamaba “Bracer” (estimulante). Se convertiría en cocktail al ser servida por su mujer en copas adornadas con las plumas de los gallos que sus vecinos criaban.

Otros dicen que al realizar un brindis y ver los colores que destellaban las mezclas de licores alguien llego a decir: «Este trago es bello como la cola de un gallo», a lo que se contestó con «Viva el cocktail».

Otros ubican su origen en la calle Royal #437 de Nueva Orleáns. Allí, a finales del siglo XVIII, un inmigrante francés llamado Antoine Amadae-Peychaud, instaló una botica donde se podían adquirir “brebajes y elixires” los mismos que se ofrecían en vasos para huevos “Coquetiers”. De allí su nombre deformado con el tiempo, hasta convertirse en el cocktail actual.

Otros le asignan raíces francesas al nombre, debido a que el “Coquetel” era una bebida de Charantes referidas en crónicas del siglo XIV.

Ya sea a causa de peleas de gallo, celebraciones históricas, aperitivos, elixir farmacéutico o reminiscencias de bebida medieval, lo cierto es que el coktail toma carta de naturaleza cuando el 13 de mayo de 1803, el diario norteamericano “The Balance” lo define como “Una bebida estimulante”, compuesta a base de alcoholes diversos a los que se les añade azúcar, agua y bitters o amargos.

Deja un comentario