Inicio / De Copas / Catar y apreciar un buen whisky

Catar y apreciar un buen whisky

Catar y apreciar un buen whisky

Catar y apreciar un buen whisky

Lo primero que hay que observar es su aspecto, mirándolo a trasluz, y observando su color. Sus tintes dorados nos dan información sobre el añejamiento que tuvo en las barricas de roble. La fuerza de su color nos habla sobre el tiempo de maduración, un whisky añejo tendrá un color dorado mucho más fuerte.

Lamentablemente solo se aplica para whiskies de alta calidad, ya que los producidos en serie y de regular nivel son teñidos con colorantes, para obtener un color especifico, arruinando cualquier tipo de identificación de su proceso, y destruyendo la tradición de un tono o color específico.

Al agitarlo suavemente, podremos apreciar el “cuerpo”, observando la tenue estela que deja en el vidrio o cristal de la copa. A continuación identificaremos su aroma. Hay varios olores muy particulares que utilizaremos como referencia: madera, frutas, cereal, melaza. Hay olores fuertes y suaves, frescos o cálidos, pesados u ligeros. Lo importante es sentir libremente los olores, para poder acostumbrar entrenar nuestro olfato e identificar correctamente los aromas de este néctar. Por último percibiremos su sabor. Identificaremos su textura y viscosidad. Podremos tener una idea de su graduación alcohólica por ese “vapor” que sentiremos, siendo mayor cuanto más sintamos esa sensación.

Fuente: whisky.com

Deja un comentario