Inicio / De Tapas / ¡A comer pan integral!

¡A comer pan integral!

¡A comer pan integral!

 

  • La comunidad científica señala la importancia de incluir cereales integrales en la dieta diaria
  • El consumo aconsejado de cereales integrales es de, al menos, 2-3 raciones al día

Madrid 13 de julio de 2015.- La Campaña ‘Pan cada día’, quiere fomentar el consumo de cereales integrales dentro del contexto de una dieta equilibrada y promover, de este modo, hábitos saludables en la población.

Según Instituto Nacional de Estadística (INE), cada hogar gastó en pan y cereales 624 € de media en 2013. El 84% de los encuestados en el Estudio Nutricional de la Población Española (ENPE), come pan blanco de barra u hogaza con una frecuencia de casi dos veces al día. Sin embargo, solo  un 15% come ese mismo tipo de pan en integral. Por sexos, las mujeres comen el doble de pan integral de barra y hogaza: un 20% frente al 11% de los hombres. También los mayores de edad: un 17% frente al 6% de los jóvenes.

En relación con el grupo de los cereales, es bien sabido que representan, en todas las guías alimentarias la base de la alimentación, siendo el grupo de alimentos que hay que consumir en una mayor proporción, con un consumo de aconsejado de, al menos, 6 raciones al día. Sin embargo, son muchas las guías alimentarias que, de forma reciente, han incluido dentro de esta pauta, los cereales integrales, señalando la importancia del consumo de estos alimentos en el contexto de una dieta saludable.

pan integral

Pan integral

Las guías alimentarias, son pautas elaboradas por los expertos en nutrición, cuya finalidad es orientar al consumidor sobre el consumo de alimentos más aconsejable para lograr una dieta equilibrada. Estas pautas, se expresan con mensajes sencillos y suelen indicar la proporción en la que se deben consumir los diferentes grupos de alimentos (generalmente expresado en número de raciones/día), además de señalar un tamaño de ración aconsejado, e incluso, en ocasiones, incluyen otras recomendaciones saludables como practicar actividad física de manera regular.

En este sentido, mientras que la pirámide alimentaria americana, señala que, dentro de las 6 raciones/día aconsejadas de cereales, la mitad de los cereales consumidos deberían ser integrales, y la guía alemana, aconseja un consumo de 5-7 raciones/día de cereales, de las cuales 2 raciones/día deberían ser integrales, e incluso, el Rombo de la Alimentación en España, marca un consumo aconsejado de 6-10 raciones/día de cereales, derivados y legumbres, recomendando, dentro de esta pauta tomar, al menos, 3 raciones de cereales integrales al día, otras guías, tanto extranjeras (Noruega, Grecia, Hungría, Croacia, Italia, etc.), como españolas, si bien, no establecen un número aconsejado de raciones/día de cereales integrales, si señalan la necesidad de promover su consumo, con mensajes como “aumentar las formas integrales”, “preferir integrales”, “dar preferencia a los cereales integrales”, “la mayoría integrales”, e incluso la EFSA (European Food Safety Authority), incluye entre los principales mensajes saludables a la población, aumentar el consumo de cereales integrales, al igual que la Organización Mundial de la Salud (OMS), que recomienda incrementar el consumo de cereales integrales como una estrategia para reducir el riesgo de obesidad, enfermedad cardiovascular y diabetes.

El hecho de fomentar la inclusión de los cereales integrales en la dieta diaria, se basa en los resultados de los estudios epidemiológicos, que señalan la existencia de una asociación inversa entre el consumo de estos alimentos y el riesgo de padecer diversas enfermedades, como las cardiovasculares, diabetes mellitus de tipo 2, algunos tipos de cáncer, e incluso, algunas patologías gastrointestinales (estreñimiento, diverticulosis, diverticulitis), además de relacionar su consumo con un mejor control de peso corporal y una calidad de la dieta total más satisfactoria.

De acuerdo con ello, la Dra. Navia, profesora de la Universidad Complutense de Madrid, ha recalcado la importancia de incluir estos alimentos de forma diaria en nuestra dieta, “actualmente, se está dando una gran importancia al consumo de cereales integrales y, especialmente, de cereales de grano entero, por los múltiples efectos saludables demostrados por estudios epidemiológicos en relación con el consumo de estos alimentos” y señala que “se ha demostrado que su consumo habitual puede contribuir a reducir el riesgo de padecer diversas enfermedades crónicas”.

Pan integral

Pan integral

En este sentido, se sabe que los cereales integrales y los de grano entero, poseen un mayor valor nutricional que sus homólogos refinados, aportando una mayor cantidad de fibra, así como de vitaminas, minerales y fitoquímicos (polifenoles, carotenoides, alkilresorcinoles, etc.), con múltiples efectos beneficiosos en la salud. Así, es conocido como la fibra, disminuye la ingesta de energía, previene la ganancia de peso y posee efectos directos sobre la resistencia a la insulina (implicada en la diabetes de tipo 2), además de reducir los niveles de colesterol en sangre y el riesgo de padecer cáncer colorectal, habiéndose asociado, en diversos trabajos, el mayor consumo de este tipo de cereales con una ingesta de fibra más elevada. Por poner otro ejemplo, el magnesio, mineral que se encuentra en cantidad importante en estos alimentos, tiene efectos beneficiosos en el metabolismo de los hidratos de carbono y mejora la sensibilidad a la insulina. Por otro lado, los fitoquímicos presentes en los cereales integrales poseen una alta capacidad antioxidante, actuando de forma favorable en el mantenimiento de la salud y  ejerciendo un papel importante en la prevención de diversas enfermedades.

Campaña `Pan Cada Día’

`Pan Cada Día´ es una iniciativa de la cadena de trigo, harina y pan, que nació con el objetivo de promover el consumo de un alimento que ha acompañado al hombre a lo largo de su historia: el pan. Sus propiedades nutricionales lo convierten en un alimento básico en una dieta sana y equilibrada. Esta campaña mantiene el objetivo inicial establecido por la campaña en el año 2007, tratando de fomentar el consumo de pan a través de la formación de los consumidores, en base al rigor científico y a los estudios que ratifican las propiedades nutricionales que aporta el pan a una dieta equilibrada.

Deja un comentario